Tayhana: el selvático sonido del futuro
23 agosto, 2017 | por Martina Leduc

 

Se considera a sí misma una nómade. Una artista del beat que busca siempre divertirse y darle la vuelta a lo convencional. Su principal interés cuando produce tracks como Tayhana -pero sobre todo cuando está al frente de la pista de baile-, es poder proyectar el universo de influencias que posee y que le han hecho crear su estilo propio en los poco más de dos años que lleva produciendo temas en la Internet. De los ritmos de calle a la era de lo digital. De lo popular a la abstracción de lo posmoderno.

 

“Me mueve el sonido fuerte, denso y poco predecible”, dice la dj y productora nativa del sur de Argentina, quien tiene más de un año radicando en la Ciudad de México. Actualmente forma parte del colectivo NAAFI, el sello mexicano que tiene ya varios años cimbrando la electrónica underground en el país. Melody Tayhana, como la conocen sus amigos, tiene  principalmente de los ritmos negros, el funk y todo lo que ponga a hervir la sangre cuando de baile profundo se trate.

 

Tayhana-entrevista-One Heap Wonder

 

Ella es co-creadora también de las famosas fiestas HiedraH Club de Baile, “un santuario y exploración, defensa y promoción de las manifestaciones socioculturales de las minorías identitarias”, realizadas en su natal Argentina. “Creemos que desde los márgenes se construye la vanguardia y que todo lo que se centraliza termina siendo domesticado, por lo que propiciamos la amalgama de pieles, el mestizaje rítmico y la mutación de nuevos híbridos”, se lee en la descripción de este concepto de fiesta que busca unificar tecnología y baile, selva y nuevos capítulos dentro de la música contemporánea.

 

A propósito de su próxima actuación en el NRMAL Baja 2017, a llevarse a cabo el 9 de septiembre en Rosarito, Baja California, charlamos con ella para descubrir qué es lo que hay detrás de su espeso y oscuro beat, basado en samples del pop y los sonidos tribales llevados hasta el enigmático estado del trance en la pista de baile. Esto es el negro beat venido de la selva del futuro.

 

Tu sonido es abstracto y oscuro, aunque con mucho ritmo. ¿Cuáles son tus principales inspiraciones a la hora de producir tracks y cómo defines tu estilo?

La verdad cuando empiezo a hacer algo no pienso mucho, solo juego pero luego me doy cuenta que sí existe algo de la música con la que crecí que awebo de alguna u otra manera está presente. Quizás mis inspiraciones son más bien básicas, me mueve el sonido fuerte, denso y poco predecible, porque eso es con lo que me divierte jugar a mí en la pista y es como un código que ya siento con la gente que viene soportándome hace rato. Y mi sonido, entonces, puede que sea negro y espeso, como el petróleo.

 

¿Desde cuándo radicas en México y qué es lo que más extrañas de tu natal Argentina?

Estoy acá hace ya un año. Lo que más extraño son mis amigos, obvio mi familia y el público de la “HiedraH”, que es de lo más eufórico y desinhibido, es como todo lo que un dj necesita para animarse y arriesgarse a crear algo más que un set.

 

 

¿Cómo se dio tu relación con el colectivo NAAFI?

Primero por internet, nos caímos bien porque en ese momento, hace dos/tres años atrás, hacíamos la “HiedraH” junto a Nahuel e Yban, yo estaba más en carácter de productora y curadora musical. Al toque sentimos que estábamos lejos pero en el mismo trip. Luego empecé a tocar, me invitaron como dj a una de sus fiestas y ya.. los usurpé y acá sigo hace un año.

 

Háblanos más sobre la producción musical que has hecho hasta ahora…

Como te dije antes, nunca pensé ni tuve una búsqueda muy clara, ni referentes de a que sonido llegar ni nada, solo un día empecé y lo tomé como un juego. Mis primeros tracks ni siquiera los empecé por mí misma, por alguna razón siempre alguien equis me  los exigió; Lechuga Zafiro fue el primero que me molestó y motivó para hacerlo.

Creo que ninguno de los primeros los sentía propios, fue como muy confuso porque mis amigos me los pedían y los tocaban super bien, pero yo nunca pude manipularlos en mis sets. Recién este año creo que empecé a entender lo que me funciona a mí en la pista y bajarlo a un track.

Últimamente estoy más con ganas de hacer collabs con amigos como Lechuga Zafiro, Debit y Aggromance. Ya hay dos packs casi listos que quiero sacarlos por “Encuentros Furtivos”, una plataforma propia que me inventé para tener relaciones musicales con gente que admiro y quiero.

Me encanta la cumbia turra y el baile funk, hay mucho de eso en lo que estoy haciendo, pero intento que esté presente solo en su esencia y no en algo tan obvio como limitarme a ponerle un sample, como veo que hay muchos haciendo eso y me molesta bastante (sobretodo con el baile funk). Quiero intentar que sea más fluido y natural, no tan pretencioso.

 

 

¿Qué opinas de la escena underground electrónica mexicana? 

Me gusta pero me confunde, hay tanto que a veces no puedo interpretarlo, por momento me gusta pero a veces también siento que hay mucha gente copiándose y quizás termine perjudicando la calidad o más bien, estancando la escena por un tiempo. Creo que es una escena con todo el potencial, sólo tiene que ser más atrevida, hay muchos promotores que quiero que están trabajando y apostando un montón, pero ahora la responsabilidad en que esto “evolucione”, está en manos de los dj’s, productores y el público, en no acostumbrarse ni casarse con ningún sonido o ritmo.

 

Y de la argentina, ¿estás al tanto de lo que se está haciendo hoy día?

Muy poco, es muy difícil producir espacios culturales, la escena es mucho más pequeña y no hay un sistema económico sustentable, para desgracia, se está acomplejando cada vez más. Al no tener espacios físicos confortables pone en riesgo mucho la calidad, pero siempre hay personas como los chicos de HiedraH rebuscándoselas y haciendo que las dificultades sean el inicio para jugar con nuevos lenguajes y convertirlos en armas.

 

¿Te encuentras trabajando en algo actualmente?

Si, quiero sacar un sigle pronto.

 

¿Qué nos puedes contar sobre tu próxima actuación en el Nrmal Baja 2017?

Estoy preparando varios edits que necesito para divertirme, para usar las CDJS como dos instrumentos musicales mas que reproductores, quiero alocar un poco más mi porformance, sino me aburro. Me aburro fácil.

 

¿Algo más que haga falta mencionar para finalizar?

Que me vuelvo un tiempo a Argentina/Brasil… por eso, vengan así nos divertimos en estas últimas fechas del año 🙂