Sunsplash: nuevos comienzos
11 diciembre, 2014 | por hugoletras

Foto: José Chirino

Tenía tiempo que no hacíamos una entrevista clásica. Es decir, frente a frente, con el ruido cotidiano de fondo y los sonidos de las palabras como primera canción. Últimamente habíamos hecho casi todo de manera virtual, vía internet, así que nos vino bien salir a tomar el aire, hacer los preparativos habituales de una entrevista y sentarnos a charlar con el venezolano Alberto Stangarone y su proyecto de pop digital Sunsplash. El frío clima de la ciudad no nos impidió pedir una cerveza y un café, respectivamente .

Recién llegado a Guadalajara para pasar una temporada, el visionario músico que lo mismo hace hip-hop electrónico que beat tropical-chill (y quien, por cierto, tenía varios años radicando en Nueva York, desde donde formó por un tiempo el sofisticado grupo Todosantos, allá por el 2006 vía el maravilloso netlabel Poni Republic), nos puso al corriente de sus planes para el 2015 con su proyecto y el EP de nombre de 13 que tiene planeado lanzar en los próximos meses. Por ahora sólo hay un adelanto de dicho trabajo, “Boy”, en el que participa la voz de Pia Paez y la experiencia del productor electrónico Ferraz.

Después de saludarnos brevemente y de darle un trago a nuestras respectivas bebidas, comenzamos la entrevista. El bullicio de alrededor, al igual que el frío, quedó olvidado al poco tiempo. Las preguntas comenzaron a surgir. Alberto es un buen tipo, y Sunsplash lo que escucharás durante el 2015.

¿Cómo surgió el proyecto?

Cuando se acaba Todosantos, mi primera banda, fue como un momento de transición en el que me tocó aprender a hacer todo por mi propia cuenta, comenzar a producir mis propias canciones y a buscar mi identidad como músico, porque en Todosantos yo me encargaba más de las composiciones y las voces, y Ernesto, la otra parte fundadora de Todosantos, en la parte electrónica. Fue un momento de experimentar y de aprender nuevas cosas, aunque, bueno, nunca se termina de aprender algo.

¿Y qué vino después de esta etapa de transición y de la búsqueda de un sonido propio?

Vinieron mis primeras canciones. Lo primero que lancé como Sunsplash fue en el 2010, en Nueva York, donde ya radicaba. Era un single con varios remixes llamado Fiera de Vinil en el 2011, a través del sello DJs Are Not Rockstars. Luego regresé a Venezuela e hice mi primer release en forma, Live in Maracaná, una especie de mixtape con remixes de algunos de los tracks. Después hice Fantasma, el lanzamiento más importante que hecho, con videoclips y todo; luego hice una colaboración en 2013 con Ernesto Pantin (Todosantos) y con una cantante de Nueva York que se llama Vanessa Miller, de nombre Sub Rosa, un EP de cuatro tracks que vino acompañado de un short film.

Después de esto ya no supimos mucho de ti en México. ¿Qué estuviste haciendo todo ese tiempo?

En realidad estuve tocando mucho en Venezuela. Desde que salió Fantasma no paré nunca. De hecho, una marca de ron venezolana me patrocinó  y prácticamente todos los fines de semana estábamos tocando en ciudades diferentes, excepto cuando hubo problemas en el país, porque este año fue muy duro para Venezuela. La primera tanda de shows las hice con banda, porque quería hacer algo que fuera diferente a lo que estaba haciendo todos los DJs, así que opté por el live set. En cierto modo, también era una forma de presentar algo con cierto margen de error, algo más humano que un DJ. Teníamos un show muy completo, teníamos beat box, una cantante muy versátil y yo me encargaba de las secuencias y por momentos de la guitarra. Fue algo que disfrutamos mucho.

¿Qué nos puedes adelantar sobre el nuevo EP que vas a lanzar próximamente?

Hay varias colaboraciones. Está Lisa María, uno de los talentos no descubierto de Venezuela, es muy creativa, muy joven, y en tarima tiene mucho soul. Está Pia Paez, otra cantante increíble de Venezuela, ella está por sacar su primer LP, aunque ya ha lanzado varios sencillos en radio y le ha ido muy bien. También colabora Ferraz, un productor de la nueva escuela que creo que tienen más aceptación fuera de Venezuela que dentro, por un tema cultural, porque como que todavía la gente no entiende bien lo que ellos están haciendo musicalmente hablando.

Ferraz es para mí, posiblemente, el mejor productor actual de mi país, además de que ya lo conocía por Cocobass, donde también estuve yo con el disco Live in Maracaná. Venezuela es un país muy pequeño, así que las escenas under son más pequeñas todavía y todos los que estamos en ella nos conocemos, somos todos muy amigos y colaboramos entre sí. En el último track está Gabriel Figueira, un flautista que tiene un proyecto interesante de nombre Gaélica; es un genio, y es muy abierto a colaborar con músicos que no son, inclusive, académicos como yo.

¿A qué atribuyes el nuevo sonido de Sunsplash?

Ferraz le un toque más R&B que yo ya estaba explorando por mi cuenta, trabajamos muy armónicamente y sin duda le trajo un nuevo sonido al proyecto. Me interesa y me emociona no hacer todo yo, creo que musicalmente todavía no me siento necesariamente capaz de hacerlo todo yo solo, así que siempre es bueno tener otras perspectivas y colaborar como si fuera una banda.

¿Qué es lo que esperas en el 2015 con esta nueva etapa musical?

Tengo el material listo para lanzarlo, pero abierto en el sentido de que quiero ver qué opciones se pueden generar estando yo acá en Guadalajara, desde donde me estaré moviendo al DF y a otras partes del país para impulsar mi proyecto, porque en realidad no había venido con este proyecto. Quiero ver qué fluye. En los próximos tres meses estará saliendo el EP de alguna u otra forma. Me gusta mucho ver qué explota con las cosas.

¿Tu idea es llevar el proyecto lo más lejos posible o permanecer en el circuito independiente?

No tengo miedo de que llegue lejos o que sea popular, no me molesta en lo absoluto. Quiero vivir de la música y no hay forma de vivir de la música si el proyecto no es medianamente rentable o exitoso. Lo que quiero es que siga creciendo esto para poder invertir en mejores proyectos, y creo que nunca he comprometido mi parte creativa por hacerlo más comercial. Cada vez trato de reinventarme, de buscar algo nuevo, inesperado. Ese factor de sorpresa e innovación me mantiene vivo; trato de hacer lo que me gusta y me hace feliz.

¿Qué representa México para ti?

Es interesante estar en México. Es un lugar con una muy buena escena actualmente, y en la que pasan mucho artistas de Latinoamérica y artistas internacionales. En ese sentido, creo que es una plataforma ideal para cualquier artista latinoamericano. Al mismo tiempo está la otra cara de la moneda, que yo vengo de un país que actualmente está cerrándose al mundo, que está un poco más aislado que antes por muchos factores políticos y sociales. Elegí radicar un tiempo en Guadalajara por el ritmo tranquilo que tiene, es una ciudad grande, aunque no tan grande como el DF pero me permitirá desarrollar mis proyectos con calma y podré visitar el DF con frecuencia.

¿Cuáles son tus planes con Sounsplash en los próximos meses?

Tenemos ya confirmado una presentación en la Ciudad de México, en el Cine Tonalá y ya a partir de ahí comenzará a haber más movimiento y más shows en vivo. Sin duda, el 2015 será un buen año.

Por último, ¿qué opinas de la escena independiente mexicana, estás al tanto de lo que sucede actualmente por acá?

Me gustan cosas. Me interesa mucho lo que está haciendo NAAFI como colectivo electrónico, Siete Catorce es unos de mis preferidos; también todo el tema del ruidosón de Tijuana, que tengo una conexión por Cocobass en el que salieron los primeros trabajos de María y José, Los Macuanos… Me gusta todo el crew de Sicario, hay muchas cosas que me gustan y que sigo su trabajo. De Guadalajara me gusta mucho lo que hacía Carlos Pesina con Pepepepe y Los Amparito, estaba bueno. En general hay muchos proyectos interesantes en México.