Sexores: al Este y Oeste de la melancolía
2 abril, 2018 | por hugoletras

 

El sonido de Sexores es lo más parecido a cerrar los ojos. Y bailar. Bailar en medio de la noche, con los recuerdos y las sensaciones como pequeños filmes rodados en la década de los ochentas y noventas. Es una banda que bien podría formar parte del sello de culto estadounidense Italians Do It Better, pero no. Sexores es una banda Sudamericana originaria de Quito, Ecuador, que mantuvo su base durante un tiempo en Europa y ahora regresan a su tierra natal con un nuevo y poderoso disco: East/ West, lanzado a través de Buh Records, uno de los sellos más activos e importantes de Lima.

 

La banda la integran esencialmente Emilia Bahamonde en la voz y guitarra, y David Yépez en la batería y programación. El dueto ha lanzado tres EPs y ahora cuenta con un álbum doble cuyo sonido ha virado más hacia el pop sintetizado y el shoegaze bailable aunque repleto de melancolía. Melancolía para bailar en medio de la noche.

 

Tuvimos una interesante charla virtual con la mitad del proyecto, Yépez. Y nos contó todo sobre este nuevo trabajo, su sofisticado sonido, el trayecto que ha tenido la banda en el extranjero y de cómo es ser una banda con sonido único en su tierra natal. Esto es Sexores. Ecos y sintetizadores de un pasado futurista y muy sensorial.

 

Sexores-Entrevista-One Heap Wonder

 

¿Cuál es la historia detrás de Sexores? ¿Alguna anécdota para contar?

Hay un millón de historias y anécdotas, una muy graciosa tuvo lugar cuando regresamos a Quito, era la primera vez que tocábamos en la ciudad después de haber vivido un par de años afuera, alguien tomó una foto de un tipo tapándose los oídos en nuestro concierto -aquí incluyo la imagen-. Tal vez somos una banda extraña para el público en Ecuador, pero eso nos gusta: no sentirnos encasillados en una escena. Han sido 8 años sin parar.

 

Su más reciente disco es una oda al pop etéreo y sintetizado de aire atemporal, aunque con referencias a la música de los ochentas pero a la vez muy nuevo. ¿Cómo fue el proceso y cuál es la principal inspiración que los llevó a hacerlo?

El proceso fue sobre la marcha, ni bien terminamos Red Rooms en 2016, empezamos a componer East / West. A inicios de 2017 ya casi teníamos todo definido, listos para buscar estudios y enfocarnos en el tema de producción. Fue divertido al final, una especie de carrusel de emociones. En sí la grabación fue distinta a nuestros trabajos anteriores, aquí hay muchos instrumentos que antes no utilizábamos, muchos sintetizadores, cajas de ritmo, procesadores de voz, etc. Básicamente, lo que inspiró este disco fue la música con la que crecimos: OMD, Pet Shop Boys, The Human League, New Order, Culture Club, Giorgio Moroder; además tiene toda esta parte visual implícita, una oda al cine de los 80s.

 

Cuéntanos sobre este álbum doble y su lado más experimental y sensorial…

Siempre nos ha gustado experimentar. En East (el lado instrumental del álbum) tuvimos toda la libertad para hacerlo. Es un disco muy personal, plasmamos todos las ideas que teníamos, sobre todo referencias de música ambiental, electrónica o paisajes sonoros. Queríamos que fuera algo espontáneo, muchas canciones salieron en el estudio, grabando, una diferencia del resto de álbumes de Sexores.

 

 

¿De qué manera se dio su relación con Buh Records? Para nosotros, uno de los sellos más respetados de Lima…

Se dio en 2015, cuando se acercaron para gestionar un par de conciertos de la banda en Lima, desde ahí hemos mantenido el contacto y finalmente pudimos lanzar un álbum con el sello, era algo que estábamos buscando. Formar parte de su catálogo es un honor para nosotros. Es un sello con mucha experiencia y con un sin número de contactos en lugares estratégicos.

 

¿Cómo ha sido la trayectoria de la banda y su etapa en el extranjero?

Es algo que nos marcó, como banda y como personas. Desde que descubrimos que el público es más receptivo en otros países, no podemos dejar de viajar y mostrar nuestra música afuera. Hasta el momento hicimos una gira en Europa en 2014, ese mismo año fuimos a Estados Unidos, tocamos en un par de ciudades, hemos ido a Lima 2 años consecutivos (2015 y 2016); ahora nos vamos a enfocar un poco en Sudamérica, en abril volveremos a Lima e iremos a algunas ciudades de Bolivia y Chile. Para nosotros, mover nuestra música afuera de Ecuador es una prioridad.

 

¿Qué los hizo regresar a su natal Ecuador?

Varios compromisos laborales, algo muy independiente a la banda. Al final, creemos que de cierta forma regresar al país nos ayudó, por ahí dicen que lo que no te mata te hace más fuerte, eso nos pasó aquí, ja.

 

¿Cómo perciben ustedes la escena musical independiente de su país?

No sentimos que somos parte de una escena en Ecuador. Hace poco, en una entrevista en radio nos dijeron que somos los incomprendidos de la escena, eso puede ser cierto. Tal vez es porque no existen más bandas que tengan un sonido parecido al nuestro, creo que para ser parte de una escena, eso es un punto clave, que existan bandas con un sonido similar y que todos se lleven entre sí. Nosotros somos muy viejos ya, nos cuesta salir a hacer nuevos amigos, ja.

 

¿Qué planes tiene la banda para los próximos meses?

Moveremos East / West hasta el cansancio, en abril saldremos de gira por 3 países, después regresaremos a ver si sale algo en Ecuador, es más fácil irte a tocar afuera que conseguir conciertos aquí. A finales del año volveremos a Europa, inicialmente con una gira en España, después esperamos recorrer la mayor cantidad de países posibles en ese continente.

 

¿Los veremos pronto en México?

Estamos tratando de ir a México, es algo que deseamos con todas nuestras fuerzas. Esperamos que se concrete algo en el futuro próximo. Sabemos que en México tenemos una buena base de oyentes, sería un gusto tocar en su país.

 

Por último, ¿qué es lo que hacen cuando no están componiendo o tocando canciones?

Dormimos, pasamos tiempo con Hugo, Luna y Blue, (nuestros gatos y perro), aprovechamos cualquier momento con nuestras familias, vamos mucho al cine, leemos, y finalmente, nos ponemos un disfraz de profesores y salimos a dar clases. También gestionamos algunos conciertos en Quito, tratamos de que la ciudad tenga un espacio democrático para que todo tipo de artistas puedan presentarse.