Registros Akásicos: la reverberación del espacio
9 enero, 2015 | por hugoletras

Foto: Juan Pablo Aragón

Cada vez que alguien le da una mordida a una rebanada de pizza, el universo se expande. Y cuando suena una canción de shoegaze a alto volumen, también. Pero cuando juntas chillwave, pop espacial y electrónica susurrante en una misma canción, tal como lo hace el dueto peruano Registros Akásicos, el resultado definitivamente pertenece a otra dimensión.

Este joven proyecto originario de Lima e integrado por Aldo Castillejos en los instrumentos y Sandra Villarreal en la voz (quien por cierto es mexicana) lanzó hace poco su disco debut, Mariana, en el que deja fluir prácticamente todos sus gustos musicales e intereses creativos. Justo como lo que mencionábamos al principio. Su disco es un paseo galáctico por diferentes frecuencias, todas vibrando a baja intensidad pero con la fuerza de un hoyo negro en medio del universo.

El proyecto tiene apenas unos meses de vida y ya suena como si todo el tiempo hubiesen estado ahí, invisibles, generando estática y disparando ondas magnéticas bañadas de electricidad y reverberación psicodélica. Así, como la memoria del universo, como un registro akáshico.

Decidimos indagar un poco más sobre este joven dueto que promete bastante, y entrevistamos a Sandra, la mitad del proyecto. Comenzamos hablando sobre cómo se formó la banda, su disco debut, el shoegaze, y terminamos hablando de los superpoderes de la pizza. Todo bien en el universo.

Registros Akasicos-banda-one heap wonder

¿Tiene algún significado en particular el nombre de la nueva grabación?

El título se da por el nombre de una de las canciones que contiene el disco. Es quizás la canción más simbólica por así decirlo, por su historia, como surgió y como fue tomando forma…

¿Cómo logran llegar a ser una banda de space rock y, al mismo tiempo, un proyecto de música electrónica post-wave?

Y al mismo tiempo un proyecto de drone, shoegaze, new wave, synthpop, chillwave… de eso se trata, no hay limitaciones con el género, no nos preocupa encasillarnos en un género ni necesariamente dirigir la música hacia una sola dirección. Esto puede quizás sorprender y/o confundir a algunos, pero creemos que de esta forma cumplimos una misión autoimpuesta de hacer las canciones que nos gustaría escuchar y que aún no existen.

¿Algo que haya que destacar del disco?

Quizás lo más curioso que mencionar es que el disco fue trabajado en separado. Aldo armó la mayoría de las canciones por su lado y yo participé metiendo voces y guitarras desde otro espacio; luego Aldo y su hermano David Castillejos en San Francisco se encargaron de hacer la mezcla.

¿De qué manera surgió Registros Akásicos, siendo tú mexicana y Aldo de Lima?

Vivimos en la misma ciudad y nos conocemos hace varios años por el entorno musical. Yo nací en México y viví ahí hasta los 13 años. El proyecto empezó con Aldo y su necesidad de hacer música, él es baterista pero con Registros Akásikos explora nuevas formas de crear sonidos. Recuerdo haber escuchado su proyecto vía internet y haber quedado muy sorprendida con sus canciones, ninguna tenía voces y quizás sentí la necesidad de colaborar desde ese lado.

Yo además siempre he tenido la intención de hacer música y al mostrarle a Aldo algunos de mis demos ambos empezamos a compartir nuestras ideas y fue así que nos propusimos mutamente colaborar el uno con el otro y el proyecto como dúo empezó a cobrar forma.

¿Qué es lo que viene para ustedes en los próximos meses?

Empezar a ensayar mucho y ver cómo surge eso de tocar en vivo.

¿Hay planes de venir pronto a México?

No por el momento, estamos concentrados en seguir haciendo canciones.

¿Qué nos puedes contar sobre la escena independiente limeña?

Estoy muy sorprendida con la cantidad de bandas y proyectos que han surgido desde hace un par de años. Hay propuestas muy buenas y frescas, tengo la sensación general de que algo ha detonado de pronto y eso me alegra mucho, imagino que aún hay mucho más por venir.

 ¿Y de lo que se hace nuestro país, conoces algo?

He escuchado algunas bandas actuales pero realmente estoy más enterada de la escena de Lima donde vivo actualmente.

Por último, ¿te gusta la pizza?

¿Es una pregunta capciosa? A mí lo que más me gusta de la pizza es la idea de la pizza en sí misma, una galleta gigante a la que le metes lo que se te antoje.