Jackson Scott: el mundo a baja fidelidad
9 marzo, 2015 | por hugoletras

Todo el trip con el que siempre hemos soñado lo tiene Jackson Scott. Este chaval originario de Asheville (Carolina del Norte), vive, respira y factura el mejor lo-fi del momento. Indie lo-fi, para ser más exactos. Su música es como un viaje pop en ácido, entre la cultura VHS y el trash stuff. Tiene un lado bastante melancólico y también bastante fantasmal. Es como punk en estado de coma. Como folk de ciudad queriendo ser hip-hop de campiña. Todo él en sí es una sobredosis de baja fidelidad. Y nos gusta. Scott, eres nuestro héroe.

El 28 de abril lanzará su segundo disco titulado Sunshine Redux a través de Bloodmoss Records (uno más de nuestros nuevos sellos favoritos). Promete otro puño de canciones escritas en lo más profundo de su habitación, tal como lo hizo en su debut Melbourne (Fat Possum Records, 2013), inspirado entre la desesperanza y el pop roto. El hermoso pop roto, sucio y tambaleante. Así que si hoy nos preguntan que cómo estamos, diremos: como Jackson Scott. Y luego nos tiraremos al piso.