J. Zunz: nuevas aventuras atmosféricas
22 mayo, 2017 | por hugoletras

 

Los que han escuchado a Lorelle Meets The Obsolete saben de atmósferas y de psicodelia experimental. De ruido etéreo y de explosiones shoegaze. Básicamente, de experiencias sónicas que fluyen a través de la electricidad. Pues bien, la mitad del dueto originario de Guadalajara, Lorena Quintanilla, ha lanzado un nuevo proyecto en solitario de nombre J. Zunz.

 

Se trata de una banda personal en la que Quintanilla da cabida a todas las experimentaciones que había mantenido en silencio mientras trabajaba en Lorelle Meets The Obsolete y otros proyectos. El resultado es Silente, un disco debut que brilla de oscura electricidad, estrenado vía el pasado 5 de mayo a través del sello de Austin Monofonus Press. El primer tema que se dio a conocer de este trabajo se titulada “Circle Of Time”, cuyo video se estrenó en abril.

 

El álbum contiene nueve tracks de absoluta creación intimista. Un asomo a las sensaciones más personales de Lorena, la virtuosa artista tapatía que ha sido más reconocida en el extranjero que en su propio país gracias a las constantes giras que realiza con su compañero Alberto González en LMTO.

 

Ahora, en este nuevo viaje como J. Zunz, Lorena presenta en Silente un mundo de abstracción eléctrica y suave poder hipnótico no exento de oscuridad y laberintos sónicos. Sobre todo ello charlamos con ella en esta entrevista virtual. Esto es J. Zunz y las nuevas aventuras atmosféricas.

 

J. Zunz

 

¿Qué es J. Zunz?

J. Zunz es el proyecto en el que trabajo en solitario. La idea de crearlo surgió de la necesidad de aterrizar algunos conceptos que no había trabajado en otras bandas.

 

¿Cuál fue la primer semilla de J. Zunz?

Tal vez las primeras semillas fueron las canciones. No sabía bien dónde acomodarlas, pero tampoco las podía olvidar. Regresaban a mí de vez en cuando mientras ensayaba sola. Y pues decidí hacer algo con ellas.

 

¿En qué momento decidiste crear tu propio proyecto en solitario?

A finales del 2015 estuve un poco atrapada entre asuntos sin resolver. Con tiempo completo en casa comencé a sentir mucha desesperación. Me distraía leyendo, viendo películas y sobre todo viendo entrevistas de artistas que me interesaban, pero eso sólo me creó una sobrecarga en la mente y al poco tiempo me comencé a sentir efervescente, muy ansiosa pero con muchas ideas. Y ese fue el momento en el que decidí comenzar las grabaciones de esas canciones que habían estado flotando. Pensé que me daría sanidad.

 

Lo que me llevó a realizarlo fue el tiempo libre que tenía y la seguridad de que mientras estuviera concentrada en las canciones me sentiría mucho mejor y menos desesperada.

 

 

¿Quiénes te acompañan en esta nueva aventura? ¿Hay una banda de soporte o eres tú solamente?

En el álbum grabó baterías Alberto González y algunas guitarras Scott Travis Jonhston. Pero en vivo lo estoy pensando como un trío con Alberto en la batería y José Orozco (Camedor) en sintetizadores.

 

Musicalmente se nota la escuela de Lorelle Meets The Obsolete, ¿pero esencialmente cuál es el camino que quieres tomar con este nuevo proyecto?

Cualquier camino al que me lleve, no quisiera dirigirlo de ninguna forma desde ahora. Por ejemplo en este álbum lo que intentaba era mantener canciones simples, con poca instrumentación pero con conceptos fuertes detrás. Cada canción es un intento de experimentar con algo. Recuerdo que quería trabajar más como me imagino trabaja un escritor en un libro de cuentos. En el track “Fear” intenté ilustrar musicalmente ese momento en el que el miedo entra en mí, todo el universo que se despliega a partir de esa sensación y de pronto todo vuelve a la normalidad.

 

La canción “Lux II” es la segunda parte de un track que no dejé en el álbum y en “My City Is Gone” musicalicé un sueño muy lúcido que tuve, etc. Son puros conceptos que quizá no importan para nada al escucha pero que me ayudaron mucho a mí en la construcción de las canciones y por lo tanto del álbum. No sé cómo sea lo que viene, pero ya tengo algunas ideas.

 

Lo etéreo y lo misterioso se unen para crear una tremenda fuerza sónica y atmosférica contenida en los nueve tracks de Silente. ¿Qué representa para ti darle “sonido” al silencio que hace alusión el título del disco?

En este caso le di sonido, no al silencio sino a algo silencioso. Tomé las canciones como un medio para comunicar eso que no había podido decir de otra forma y que se había mantenido silente.

 

¿Alguna anécdota para contar sobre las grabaciones de las canciones?

Grabé todas las canciones en casa. Un amigo, que es músico también, fue a visitarnos porque la estaba pasando mal. Para distraerlo le pedí que grabara unas guitarras en algunas canciones. Cuando comenzó a grabar se escuchaba como un torbellino de ruido en toda la cuadra. Pude notar que se sentía mejor después de grabar. Y yo feliz de que hubiera colaborado conmigo, porque su banda (Disappearing People) es una de mis bandas favoritas.

 

También recuerdo que durante las grabaciones me sentía un poco alterada y al grabar las voces tenía que estar alguien en el cuarto conmigo porque sentía un miedo incontrolable. Sobre todo en la canción “Lux II”; me parecía abrumadora y sentía que me volvía loca grabando sobre esa cama de voces. Me sonaba a histeria total.

 

 

En tu caso, ¿cómo ha sido desenvolverte como músico independiente y desarrollar una carrera musical fuera de tu propio país?

No tengo de qué quejarme, ha sido muy entretenido y siempre hay mucho qué hacer y en qué pensar, hay dificultades como en todo, pero también muchas bondades. He aprendido a dejar de criticar y sólo ayudar en lo que me sea posible. Nunca he visto lo independiente como un paso hacia algo más, lo sigo viendo como un estatuto, una contraparte, así que eso me mantiene activa. Es un poco como encontrar tu casa, cuidas de ella porque ahí vivirás.

 

Desarrollar algo fuera del país fue algo que se dio de forma natural, porque desde un inicio sólo he colaborado con personas con las que comparto un estilo de operar. Algunas de esas personas están fuera del país en el que vivo, otras no. Y es lo que me gusta. Es una comunidad global. Nunca he pensado mucho en los límites geográficos.

 

¿Qué planes vienen para la banda en los próximos meses?

Tengo planes de hacer una gira corta por Estados Unidos y algunas fechas al norte del país.

 

¿Y qué hace Lorena cuando no está pensando o creando música? 

Hago cualquier cosa que me dé tranquilidad. Recientemente desarrollé este gusto por nadar todos los días en el mar, cuando el clima lo permite. Encontré este lugar increíble, es como una alberca de mar sin olas.

 

¿Extrañas tu ciudad natal Guadalajara?

Extraño mucho a mi familia, amigos y las lluvias.

 

¿Cómo es tu vida actual en Ensenada?

Es tranquila y ordenada. Vivo con mi esposo y un amigo en una casa justo en el centro de la ciudad. Trato de aprovechar los días en casa para recuperarme de las giras. Así que todo se mueve en torno a comer sano, dormir temprano, hacer ejercicio, salir con amigos, leer, jugar con mis gatos, una vida sencilla. De vez en vez organizamos algún show aquí en la ciudad con bandas de amigos que están de paso.