GFOTY: pop siniestro color rosa
30 marzo, 2016 | por Martina Leduc

¿Qué es lo que necesita una chica para ser la Novia del Año? Entre otras cosas, no ser una completa bitch, supongo. Y besar bien, claro. Para la británica Polly-Louisa Salmon, ser la Novia del Año es hacer divertidas canciones pop desde su habitación, pegada a su sintetizador y llenarlo de melodías dulces que terminan envueltas en sucio hip-hop y oscuras frecuencias futuristas.

Así lo hace con su proyecto personal Girlfriend of the Year, más conocido en Internet como GFOTY, que ha venido a revolucionar las bobadas inocentes del pop convencional para dotarlo de vanguardia burbujeante y sonidos siniestros de color rosa. Porque, sí, ella es una chica y como cualquier chica hace cosas de chicas. Cosas dulces y cosas hard-core. Todo al mismo tiempo.

GFOTY-6-One Heap Wonder

GFOTY forma parte del colectivo londinense PC Music, cuya principal influencia ha sido desde siempre el Internet, los emojis y en general toda la cultura japonesa actual. Es algo así como la nueva versión del pop comercial llevado al Apocalipsis de la cultura underground virtual. Arte hiper digitalizado.

Ahora GFOTY, quien produce música desde el 2013 y es hija de un dealer de arte, ha estrenado un nuevo EP de nombre VIPOTY, con el primer single “Amazing”, que suena tal cual, y un short film que ilustra más o menos de qué va su música. Y su vida. Alcohol, pastel, brillantina y sexo casual. Eso es GFOTY, la novia del año.