Felipe Pérez Santiago: arte sonoro fuera del tiempo
15 enero, 2014 | por hugoletras

La música es arte en sí. Pero Felipe Pérez Santiago hace arte del arte. Él es uno de los compositores contemporáneos de música electroacústica y experimental más destacados y prolíficos de la escena nacional. Su extenso curriculum incluye infinidad de presentaciones en vivo por todo el país y el extranjero, en escenarios tan disímiles como en una bodega o Bellas Artes. También forma parte también del ensamble Mal’Akh y constantemente prepara obra nueva, ya sea formal, experimental, para cine o por encargo. Su creatividad no para. Mantis, disco recopilatorio de sus canciones sueltas, fue elegido por algunas publicaciones como uno de los mejores del 2013, en el apartado de arte sonoro. He aquí una larga e interesante charla virtual que tuvimos con este extraordinario músico capitalino. Música más allá de la música. Experimentos y avant-garde.

¿Desde cuándo haces música? No es muy común encontrarse con artistas de tu talla…

Hoy por hoy nuestro país es de los lugares con más compositores activos del mundo y con una escena de música contemporánea de primerísima calidad. Aquí en México tenemos compositores de talla internacional como Mario Lavista y Julio Estrada (los pilares) Javier Alvarez, Gabriela Ortiz, Ana Lara, Eduardo Gamboa, Jorge Torres Sáenz, Jorge Vidales, Victor Rasgado, Federico Ibarra (la generación media) Rodrigo Sigal, Alejandro Castaños, Felipe Waller, Juan Sebastián Lach, Sergio Luque, Rogelio Sosa (mi generación) y la que viene detrás que es tremenda: Charly Daniels, Jacques Zafra, Jean Angelus Pichardo, etc. ¡Sé que estoy omitiendo muchísimos nombres!

Empecé a hacer música desde que tengo uso de razón. Cuenta mi familia que desde los 3-4 años yo cantaba todo el día, y que cuando mi madre me preguntó qué estaba cantando, yo muy serio le respondí: “es una canción mía y tengo muchas más”, afortunadamente tuve padres visionarios que me metieron inmediatamente a clases de música y ya no paré desde entonces.

¿Podrías hablarnos un poco más sobre tu formación musical?

De niño tomé muchas clases de música, mayormente de guitarra, y en la adolescencia clases de guitarra eléctrica (se liga más en la secundaria tocando covers de Iron Maiden que tocando los estudios de Ponce), sin embargo siempre seguí con mi pasión por la música clásica.

En el ’92 entré a la carrera de composición en el Centro de Investigación y Estudios Musicales (CIEM), en México, donde me gradué como licenciado en composición y como teórico de la música por parte de la Royal School of Music de Londres (el CIEM estaba afiliado), posteriormente me fui a Holanda a estudiar al Conservatorio de Rotterdam donde hice un postgrado en composición contemporánea y una maestría en música electroacústica.

Durante estos años tomé, en el mismo conservatorio, cursos de flamenco, de música de la India, de gamelán (música de Bali y Java) y un diplomado en dirección orquestal. También estuve de estudiante de intercambio en la Academia Superior de Música en Cracovia, Polonia, e hice varias residencias en el Centre de Creation Musicale Iannis Xenakis (CCMIX) en Paris, el estudio de Música Electro-instrumental (STEIM) en Amsterdam, el Centro de Música Electrónica (CEM), también en Amsterdam, y el Instituto de Música electrónica de la Universidad de Barcelona, PHONOS. Todo un nerd, ¿eh?

Sin duda. ¿Cuál es tu inspiración para crear piezas electroacústicas?

Pues la inspiración me viene de todo y de nada. A veces de un libro, una película, una situación, un lugar, una persona… Sin embargo, me encanta tanto componer y como lo hago literalmente todos los días, mi mayor “inspiración” es la composición misma.

¿Qué nos puedes decir sobre tu disco Mantis?

Es un álbum que yo quería sacar desde hace tiempo. Mantis está producido por el Centro Mexicano para la Música y las Artes Sonoras (CMMAS) y por Conaculta, y es una compilación de 13 años de composición electroacústica en que se incluyen obras mías desde que era estudiante en Holanda hasta lo más reciente, y con colaboraciones de artistas de todo el mundo.

¿Qué opinas del arte sonoro en México?

Me parece que está en un excelente momento. Como comentaba en la primera pregunta, México es un país lleno de talento composicional y la música electroacústica no es la excepción. Tenemos grandes representantes como Manuel Rocha, Rogelio Sosa, Pablo Gav, Rodrigo Sigal, Alexandra Cárdenas, Carlos Iturralde y una larga lista de nombres que están haciendo cosas interesantísimas, y me enorgullece ser parte de este movimiento que cada vez tiene mas creadores, pero más importante, cada vez tiene mas foros y mas seguidores.

¿Cuáles son los principales escenarios donde te presentas en vivo?

Pues tengo la suerte de estar muy activo en la escena actual, y además de mis presentaciones en el medio clásico contemporáneo y en el electroacústico, con mi ensamble Mal’Akh estamos tocando por todos lados. Entonces he estado desde el Vive Latino hasta Bellas Artes, desde El Imperial hasta la Fonoteca Nacional, desde el Festival de Jazz de Real de 14 hasta el Festival Morbido de Cine de Terror, y en foros maravillosos como la Cineteca, varias sedes de la UNAM, la estela de luz, muchísimos festivales nacionales e internacionales de jazz, de cine, de rock, de electrónica, etc., y la fortuna de haberme presentado en teatros como el Carnegie Hall de NY, la Sala Tchaikovsky de Moscú, el Theatre de la Ville de Paris, la Opera de Sidney, el teatro municipal de Munich, el Auditorio Nacional de Madrid, el Barbican Center de Londres, muchas catedrales e iglesias, galerías, bodegas, pffffff, de verdad he sido afortunado con todos los lugares que me han invitado a presentarme.

¿De dónde te nutres para aportar la parte vanguardista de tus canciones?

Intento mantenerme siempre informado de lo que está pasando en el mundo musical. Todos los días me levanto muy temprano y las primeras horas de mi día las dedico a escuchar música. Estoy inscrito a muchísimas páginas, blogs, estaciones de radio, etc., especializados en música nueva, así puedo informarme de las nuevas tendencias y escuchar propuestas, sonidos y estilos, y aprender nuevas técnicas y formas de hacer música.

¿En qué otros proyectos musicales estás involucrado actualmente?

Pues en la promoción y conciertos de Mantis, escribiendo obra nueva por encargo, y con mi ensamble Mal’Akh que siempre estamos ocupados con montón de proyectos. Tengo además un dúo de guitarra eléctrica y cello con Jeffrey Zeigler, ex cellista del Kronos Quartet. Y escribiendo para cine, danza, video, instalaciones, dando clases en mi estudio y escribiendo artículos para algunas revistas de música.

¿Alguna composición para cine próximamente?

Este año voy a escribir la música original para la película Calaveras del Montón, película-documental sobre José Guadalupe Posada en el 100 aniversario de su muerte, es del director Antonio Camarillo, y ahora empiezo con un cortometraje del director Edgar Nito, que es puritita violencia, realmente impresionante. Y apretando los tornillos para dos proyectos más, pero hasta que no salgan prefiero no decirlos.

¿Cuáles son tus planes durante el 2014?

Con mi ensamble Mal’Akh este año tenemos invitaciones muy interesantes, como hacer los conciertos conmemorativos del 50 aniversario de la segunda sección del Bosque de Chapultepec y del Museo de Historia Natural, también algunos proyectos con Bellas Artes e invitaciones a diversos foros y festivales. Además queremos empezar con el material del segundo disco, grabar nuestro show acústico y terminar la edición del disco de nuestro proyecto “Animalik” de cine de animación con música en vivo.

En febrero me voy a Nueva York a estrenar una obra para ensamble y danza contemporánea con músicos y bailarines de allá.  Este año también he sido invitado a hacer la programación de festivales como el Ars Futura y el festival de la juventud en Ciudad Juarez donde estaré haciendo la curaduría; también por parte de Conaculta me invitaron a escribir una obra para un disco. Tengo además ganas de escribir material para un nuevo disco de solista. Y finalmente con la idea de empezar con una fundación, también bajo el nombre de Mal’Akh, para generar y apoyar proyectos de música nueva. Se viene un año pesadito.

¿Algo más para finalizar?

Pues muy contento de tener tantos proyectos y tanto trabajo y con la recomendación que les hago siempre a los compositores y creadores de música más jóvenes. Una, es que escuchen mucha, mucha, muchísima música, y de todos los estilos, esto les abrirá la cabeza a nuevas ideas y propuestas. Otra, es buscar colaboraciones, de todo tipo, con músicos de diversas especialidades y con artistas de otras disciplinas, esto de verdad es tremendamente enriquecedor, y finalmente que los proyectos no llegan solos, pero si me he dado cuenta que siempre son viables y factibles, no importa cuan ambiciosos, basta con poner la cabeza en ellos, poner mucho trabajo y ganas, y verdaderamente se realizan.