DJ Kool-Aid: futuro noventas
7 noviembre, 2017 | por hugoletras

 

Siempre hemos dicho que Guadalajara es una ciudad un tanto caprichosa e impredecible. Tiene todo para ser un lugar perfecto, pero en lo musical nunca ha destacado como se supone debería. Hablamos, claro, de la música underground, esa corriente multisónica que siempre ha estado muy presente y efervescente pero que nunca se ha podido sostener por sí misma más allá de su escena. Eso no quita, sin embargo, que la producción se mantenga latiendo y digna de presumirse fuera de sus latitudes. Ese es el caso del polifacético productor electrónico Omar Alejandro; aka Rábano aka DJ Kool-Aid, quien ha tenido una muy nutrida formación en las calles de la Perla Tapatía y que actualmente radica en la rave city, Ciudad de México, a donde lo ha llevado el amor por el beat y el beat del amor al lado de su chica. “Guadalajara es un lugar muy cómodo. Tiene un horrible clima, pero cuando llueve todo es mejor. Se come muy rico. Pero no es el mejor lugar para hacer música”, afirma. Y le creemos.

 

Su más reciente EP se titula Strickly Jungle y fue lanzado a través de su propio sello Goat Folk. Se trata de un trabajo de cuatro tracks que rinden tributo a la música electrónica de los años noventas y a las fiestas rave de entonces -particularmente del año 1992-, repletas de ácido y beats imparables. Vaya, de salvaje y sudoroso jungle.

 

El origen de su alias como dj fue inspirado, entre otras cosas, por el libro The Electric Kool-Aid Acid Test de Tom Wolfe, que aborda las aventuras psicodélicas de Ken Kessey y su banda The Merry Pranksters en los años sesentas. Además, claro, del famoso polvo de sabores para preparar bebidas de origen estadounidense.

 

Omar Alejandro es un activo productor de beats desde hace un tiempo, y es conocido también por sus muchos proyectos, entre ellos Pornografía Sonora, que se dedica a la exploración digital de los sonidos, desde el ambient hasta el hip-hop y la electrónica oscura. Actualmente trabaja en varios proyectos y está por comentar una pequeña gira por todo el país. A continuación, una charla virtual en la que nos habla de todo ello. Y más. Esto es sonido futuro de los noventas. El lado hard-core del techno.

 

Dj Kool-Aid-2-One Heap Wonder

 

¿Qué significa para ti ser productor y DJ underground en una extraña ciudad como Guadalajara?

 

Tengo la idea de que si no estás peleado con el lugar de donde eres, no lo estás haciendo bien y siempre le he tenido una paciencia muy limitada a Guadalajara en muchos sentidos. Ahora mismo ya llevo tiempo amarrado a la #CDMX y aunque extraño las tortas ahogadas “del Profe”, me siento más cómodo acá haciendo música (aunque eso sí: es más difícil sobrevivir de ello). En Guadalajara hay un pequeño sector de personas que se conocen entre si que hacen y promueven cosas geniales: pero no va a pasar algo nuevo en la ciudad si no nos largamos de ahí todos.

 

¿Por qué decidiste mudarte a la CDMX?

 

Los últimos 3 años estuve viviendo entre las dos ciudades, pero llegué aquí a tiempo de quedar traumatizado por el temporal de sismos. Mi estadía, que espero sea larga en la ciudad, es motivada principalmente por el amor y, claramente, también busco oportunidades para trabajar y promocionar mi música.

 

En este punto, ¿consideras que la inspiración también cambia? Es decir, el caos de la CDMX contra la relativa calma de GDL…

 

La última vez que estuve viviendo en Guadalajara era en un lugar nada “calmado”: mis roomies y yo éramos víctimas directas de las construcciones de la nueva linea del tren ligero: un verdadero fastidio. Como verdadera rata urbana que soy sonreía mucho ante tal espectáculo (la vista de mi depa era el Estacionamiento de Enrique González Martínez e Hidalgo, pero fue lentamente tomando control de mi salud física. En ese tiempo hice varios proyectos para exteriorizar ese problema y otro para interiorizarlo. Ahora, curiosamente, he encontrado la calma viviendo por el centro de la #CDMX. Pero la urbanidad acá en la capital es muy diferente, es más plural y ruda. Me ha motivado mucho.

 


Háblanos sobre DJ Kool-Aid… ¿el nombre viene de la famosa bebida edulcorada?

 

Sí, pero más importante viene de las famosas fiestas de acido de Ken Kesey y sus amigos. Mi intención con DJ KOOL-AID es hacer beats lisérgicos de todo tipo. Collages que sean muy plurales y cuenten una historia: trips.

 

¿Desde cuándo usas este aka para producir esa línea de beats? ¿Y tienes idea de cuántos tracks has creado hasta ahora, como Kool-Aid?

 

Lo empecé cuando dejó de funcionar mi Kaoss Pad, que era donde hacia todo. Tuve que sucumbir a aprender a usar Ableton. Eso fue en noviembre de 2016. Y no tengo idea cuántos tracks haya hecho: ya son bastantes lanzamientos. He de suponer que en total terminados (released y unreleased) serían como 300.

 

 

Wow, una gran producción. La mayoría no están allá afuera, en la red, ¿cierto? ¿Cuál es el criterio que usas para decir, “ya está, lo subo”?

 

Madlib dice que no debes pensar mucho. Si suena bien y te sientes bien con él, está terminado. El problema es que después termino con un montón de beats que no sé qué hacer con ellos. Quería hacer un álbum, con muchos hits, ponerle GET RICH OR DIE TRYIN’ y terminé obsesionándome produciendo más y más tracks, invitando a más y más gente. Ahora iré sacando esas canciones de poco a poco, tendrá más sentido.

 

Hablemos de Strickly Jungle. Lo dedicas a todos los ravers del mundo. ¿Qué más puedes decir al respecto?

 

Es algo que armé con mucho cariño y respeto. Quería contar historias urbanas con los beats. Tengo un fetichismo muy rudo con el hard-core, el UK garage y, específicamente los llamado “rollers” de jungle. La estética sonora de DJ KOOL-AID le debe mucho a esto ultimo: beats “maximales” e ideas muy concretas pasando muy rápido en un tiempo muy reducido de tiempo. El jungle que me interesa y quiero promover es eso: hay mucho dancefloor pero es extremadamente complejo e introspectivo. El jungle que me gusta es muy similar al gabber y al trance en que son géneros muy emocionales y viscerales pero son extremamente experimentales en su uso de repeticiones. En Strickly Jungle uso estos recursos, la rola de “Rage, London. 1992” hice muchos mixes diferentes sampleado como linea melódica bangers de trance que me gustan mucho, en especial “Children” de Robert MIles que la armé justo el día que falleció. Es un tributo a Burial, a Goldie y todos esos 12″ increíbles de jungle. A cualquier que desearía haber ido a un rave en ácido en el ’92.

 

 

Ya que lo mencionas, ¿qué lugares vas a visitar como DJ Kool-Aid próximamente?

 

Mi tour empezó en la Ciudad de México en Espectro a principios de noviembre y a finales estaré en el Norte: estaré en San Luis Rio Colorado, Mexicalli y Tijuana y de ahí espero expandir el tour a más fechas. Así que si eres promotor y quieres una rave noventera en tu evento, call me: 55 2429 4768 / donutsmx@gmail.com

 

¿Qué nos puedes decir sobre los otros mixs de Kool-Aid que tienes en tu soundcloud?

 

Eliminé casi todo lo que tenia en el Soundcloud. Ahorita esta solo un beat lo-fi bonito, un remix club que hice de “Bad and Boujee” de Migos, un mix de chopped & screw muy sensual y una mixtape que hice para Ricos Jugos de puro beat lo-fi.

 

 

¿A qué se debió ese acto de borrar material?

 

Me gusta más el orden de mi Bandcamp, ahí están mis lanzamientos. El Soundcloud lo uso sólo para generar algún tipo de reacción: debería tomármelo más en serio.

 

Además de Kool-Aid tienes un montón de proyectos a la par ¿En qué andas ahora con ellos? Hablamos de tu disquera Goat Folk, de Pornografía Sonora, de Partido Revolucionario Institucional e inclusive el SubNrmal… ¿habrá SubNrmal 2018?

 

Mi disco duro murió hace poco, así que los proyectos que estaba trabajando estarán un poco “on hold” hasta poder levantarme económicamente (por lo mismo la gira). Pero, se vienen cosas interesantes. Estoy trabajando muy duro en un disco del Fantasma, está basado en “Gravity’s Rainbow” de Pynchon. Será un festival de drones paranoicos de repeticiones muy impares. Hice un remix del proyecto tapatio Vibrananda pero es sólo una pequeña muestra realmente. Goat Folk seguirá abierto mientras tenga el interés de no tener que lidiar con nadie sobre mis proyectos. Pornografía Sonora es algo que quiero seguir impulsando pero es muy difícil: el mercado musical en la Ciudad de México está controlado por nombres muy dispares y pocos con ojos en pequeños nombres como los que me interesa promover, pero sigo buscando. El Subnrmal no es algo que tenga ganas de seguir haciendo y creo que fue claro cuando ni siquiera nos molestamos en armar algo en 2017: aprendí mucho armando esos proyectos pero no quería tener que colgarme de una marca ya establecida. Desde entonces seguimos promoviendo nuestros propios esfuerzos como RAW SH*T que es un mini festival de música urbana global o TCHNO que son sesiones de repeticiones inspiradas por el techno. Ahora estoy trabajando acá con Un Rêve y empezar a hacer eventos. Su interés en las repeticiones esta muy emparentada con la mía. Quiero armar un festival de ambient un domingo en la Ciudad entre otras ideas: así que el 2018 se pondrá interesante.

 

 

¿Qué es exactamente lo del Fantasma?

 

Repeticiones. Es básicamente mi diario de ácido: creo patrones que promueven la percepción de la repetición. Es mi trabajo más personal y a veces suena a techno.

 

¿Y lo de Vibrananda?

 

Vibrananda es un proyecto de Benjamín Zárate. Militaba en Dorotheo y otras bandas. El Fonobisa me pasó el leak del disco y le hice el remix. Realmente no es nada oficial, supongo que Benjamín no le debe interesar el techno.

 

Antes de todo esto habías creado Donuts, ¿cierto? ¿Qué otro proyecto has creado que se nos esté escapando? Del pasado y del futuro.

 

Donuts solo era mi pasatiempo para poder comprar discos. Ahora mismo sólo dedico mi tiempo a producir música y promover música en Pornografía Sonora. También tengo Propaganda que es una especie de taller de diseño, que espero expandirlo a street wear pronto.